Acompañamiento

Entre piedras, paredes y construcciones colectivas. Un paseo por la vida cotidiana de Costur

Escrito por PEU el . Publicado en Patrimoni

Captura de pantalla 2017-11-06 a las 12.02.53

Muy de vez en cuando, tenemos la suerte de recibir a personas que, desde sus proyectos e investigaciones, están interesadas en conocer las experiencias sobre conocimiento y puesta en valor del patrimonio cultural que desarrollamos en el proyecto Patrimoni – PEU de la Universitat Jaume I. El pasado 13 de septiembre contamos con la visita de Macarena Romero Acuña, investigadora argentina y miembro del grupo MEXESPARG.

En esta ocasión, la propuesta fue la de participar en una sesión de acompañamiento del proyecto Patrimoni al Grupo Local de Costur, una pequeña población de la provincia de Castellón. Para este encuentro no se preparó nada especial ya que el objetivo era conocer y participar en una reunión como pretexto para conocer mejor nuestra red de grupos locales. El viaje realizado desde Castellón a Costur y desde Costur a Castellón se plantea como un espacio para la contextualización general del proyecto Patrimoni y del Grupo de Costur.

Aquí os dejamos el regalo que nos hizo Macarena; una mirada, no tan externa ya, del proyecto Patrimoni - PEU y de la comunidad de Costur.

Captura de pantalla 2017-11-06 a las 12.02.59

 

 

“Me subo al auto con el que me pasa a buscar Ángel por Castellón. Mientras recorremos un camino de curvas y montañas que nos lleva a Costur, me comenta el proyecto de extensión Patrimoni que se desarrolla en la comunidad. Después de media hora de camino, llegamos a la localidad y nos bajamos del auto en una plaza cerca de una iglesia. Estacionamos el auto y caminamos media cuadra de subida por calles de adoquines. Llegamos a un edificio, subimos una escalera, entramos a una sala y allí nos encontramos tres personas organizando y discutiendo actividades”.
(Diario de campo, 13/09/2017)

“¿Tú te acuerdas que te he dicho algo? que te pediría algo a cambio…”

El día miércoles 13 de septiembre tuve la posibilidad de participar de una reunión del grupo Patrimoni que se llevó a cabo en “el local de la plaza de la iglesia”. En ella participaron miembros de la Asociación Cultural La Fontanella y Grupo Patrimoni de Costur entre quienes se encontraban M. Cruz García, Fina García y Miguel Vicent Ribes; la directora del Colegio de Eduación Infantil y Primaria de Costur, Teresa Bou y finalmente Ángel Portolés Górriz del Programa de Extensión Universitaria del Servicio de Actividades Socioculturales de la Universidad Jaume I. Más adentrada en la reunión, se sumaría a la planificación de una actividad en particular Marc Vilar, representante del Club de Cazadores San Pere Màrtir.

El proyecto que se discutía en la reunión es el llamado “Toda piedra hace pared” que tiene su transcurrir en este año, y las actividades que concretamente se planificaron fueron 3. En primer lugar una actividad de educación patrimonial dirigido a niños y niñas del colegio de Costur donde se planificó la actividad de creación de una obra artística con piedras hechas con moldes. Luego se planificó una actividad que busca entender y explicar cómo era utilizada la piedra en los métodos de caza. Finalmente se planificó una jornada de dos días donde se dará un taller sobre los métodos de construcción de piedra en seco. La reunión abarcó desde discusión de presupuesto para las actividades, formularios de inscripción, pedido de espacios para el desarrollo de las actividades y horarios de las actividades, a propuestas de qué es aquello que se quiere difundir respecto de la piedra en seco y cómo se lo quiere difundir.

En el camino de regreso, Ángel me hace la pregunta con la que encabezo este apartado. Su pedido es una mirada de mi visita a Costur. Pienso en la fuerza y en los “sentidos” con la que se llena de contenido en el trabajo de Patrimoni la noción de “pedido”. En esta breve mirada trataré de esbozar – en breves palabras – el sentido de “pedido” como resistencia y el sentido de “pedido” como construcción, modo en el que (entiendo) se trabaja en Costur.

El “pedido” como resistencia: “(…) como ellos mismos te dijeron, sabían que hubiera supuesto la muerte de un pueblo”
“Al terminar la reunión y mientras caminábamos al auto, pude hablar con Fina que me contó acerca de cómo fueron los comienzos de Patrimoni” (Diario de campo, 13/09/2017). La comunidad se acerca a la universidad porque estaba tratando de frenar la instalación de una mina a cielo abierto en el pueblo. Uno de los motivos que encontraban para justificar el por qué no querían una mina a cielo abierto tenía que ver con el valor patrimonial del lugar donde esta se iba instalar. Se acercan así a la Universidad Jaume I y piden cursos para formarse en la actividad de catalogación del patrimonio. A partir de este acercamiento, se genera un catálogo para poder argumentar el valor patrimonial del lugar. Es desde esta actividad conjunta que comienzan otros proyectos de Extensión Universitaria que tuvieron continuidad en el tiempo. La movilización de la gente, el trabajo que se hizo y se hace para proteger el espacio patrimonial, habla de la actividad de los distintos grupos del pueblo pero también de la militancia activa y resuelta de los miembros que integran la comunidad de Costur.

Las relaciones que se fueron tejiendo en el tiempo y que tienen sus huellas en ese primer pedido, nos hablan de una comunidad que trabaja conjuntamente con la Universidad y con los Ayuntamientos. La comunidad pudo ver que para “no morir” como pueblo necesitaba organizarse y participar activamente de la construcción del pueblo en el que deseaban vivir. Ángel en la entrevista nos dice que tienen muy presente que “la continuidad es la clave, y la importancia está en el proceso y que cada actividad no tenga un carácter finalista” (Ángel, Costur, 13/09/2017). De esta forma, “las actividades [que se planifican] son un punto más en el camino que se tienen que hacer [donde] el centro son las personas; el patrimonio al servicio de la gente” (Ángel, Costur, 13/09/2017).

Así, desde comienzos de los 90 a la actualidad, el sentido que se le otorga al patrimonio es el de recurso para el desarrollo de los ciudadanos, “para vivir mejor, para tener un pueblo mejor” (Ángel, Costur, 13/09/2017). Planificando actividades que son entendidas como un espacio de socialización, como un espacio para conocerse mejor y pensando al patrimonio como eje articulador para vivir la vida cotidiana en comunidad.

Del pedido a la construcción: “Se está haciendo política. En el fondo es política el trabajo con la comunidad y entre la comunidad”.
Todo lo que observé en la reunión en la que estuve presente, podría resumirse en la noción: construcción colectiva. Una de las cosas en las que no podía dejar de pensar y que quedó rumeando en mi cabeza junto con las nociones de la construcción lo público, de Estado (entendiendo al Estado como comunidad, Ayuntamiento, Universidad trabajando cooperativamente), de ciudadanía activa, de participación, fue en definitiva: las formas de “hacer” política.

“¿Cuál es el papel de las administraciones?” era una de las preguntas que Ángel planteaba. “Sea [esta administración] del ayuntamiento, el gobierno autonómico, la universidad” (Ángel, Costur, 13/09/2017).

La respuesta que él mismo encuentra a esta pregunta es: “Estando con ellos, formando parte de la comunidad desde lo real. La Universidad está con la comunidad y la comunidad con la Universidad. Se trabaja codo a codo. La participación real va por ahí” (Ángel, Costur, 13/09/2017).

Durante la reunión que presencié (más allá de lo urgente que debía ser resuelto para las actividades) siempre había una pregunta que estaba muy presente por más que no era enunciada: ¿Cómo queremos intervenir y actuar sobre este patrimonio de nuestra vida cotidiana? Esto me hizo pensar mucho en el concepto del derecho a la ciudad de Lefebvre (1968). El autor plantea la conciencia de restaurar la ciudad, instaurando y haciendo ciudad desde ¨el buen vivir¨ de los habitantes, pensando la ciudad como ese espacio de encuentro donde se construye la vida colectiva. En este sentido encontré que en la reunión constantemente dialogaban los conceptos de derecho y responsabilidad como ciudadanos: “Nosotros tenemos que decidir cómo queremos hacerlo”, “Somos productores de patrimonio”, “Lo importante es poder mostrar como trabajamos”, “Es importante conocernos y conocer qué estamos haciendo” (Diario de campo, 13/09/2017).

Encontré cómo dialécticamente había un sentido de ciudadanía como derecho y responsabilidad de construcción y cuidado de la vida colectiva que habita los espacios públicos a la vez que colaborativamente los construye.

Finalmente, una frese que le otorga aún más profundidad a las actividades y sentidos que pude ver que se realizan desde Patrimoni, me la dijo Ángel ya casi llegando a destino en Castellón: “trabajamos con el patrimonio en minúscula” (Ángel, Costur, 13/09/2017). Se piensa así el patrimonio como las cosas de la vida cotidiana: es la iglesia del pueblo, es la obra de arte, pero también es el patrimonio de las cosas comunes, el que pasa desapercibido: “por eso trabajar con la escuela, con el club de caza” (Ángel, Costur, 13/09/2017). En este sentido, me parece muy importante valorar que por un lado, es patrimonio haber luchado para evitar que se construya la mina en el pueblo. Pero también es patrimonio la resignificación de esa lucha desde la continuidad en la atención del patrimonio de la vida cotidiana, para mantener las lógicas de construcción colectiva que ganaron como pueblo.

Fin del viaje…
La visita a Costur fue la última relacionada a los proyectos del Programa de Extesnión Universitaria de la Universidad Jaume I. En la estancia planteada en Castellón de la Plana, las actividades que realicé fueron: Reuniones de trabajo con los integrantes del proyecto MEXESPARG de la UJI y de la Universidad Pedagógica Nacional – México de la que participamos con mi directora Elisa Cragnolino para definir actividades de investigación, intercambio y actualización conjunta; Participación del Seminario Parresía; Reuniones acerca de las actividades de la Agenda 21 para el desarrollo; Visita a localidades donde se están llevando a cabo proyectos para el desarrollo comunitario. En el marco de esta última actividad es que llego a la localidad de Costur y a participar de la reunión. El recorrido de la ciudad finalizó con una visita a una de las ollas (pous) de pedra en seco, donde se almacena el agua. La visita fue guiada por Ángel y desde allí volvimos a Castellón.

Una última cuestión debe ser dicha: si bien imprimí en este escrito una mirada antropológica de una situación (que registré y tomé como trabajo de campo) es importante aclarar algunas cuestiones que tienen que ver con la relación: escritura, lectura (en términos de análisis de la realidad observada) y algunas nociones que me ayudaron a tensionar lo registrado en mi visita.

En principio, aclarar que hablar o escribir acerca de rastrear sentidos en un escrito antropológico, encarna una lógica de trabajo de campo intensivo y entrevistas en profundidad. Este claramente no ha sido el caso, ya que sólo fui una vez a Costur. Sin embargo, tomé esta palabra para dar cuenta de la realidad observada porque: en primer lugar, la pregunta desde la que me posicioné para encarar mi viaje fue: ¿qué sentido tienen las prácticas en torno al patrimonio para este pueblo? En segundo lugar, la entiendo como una noción que me permite (en un determinado momento) pensar algunos procesos que registré desde mi visita al pueblo, pero que también se complementa de otras lecturas que hice de las actividades que se realizan en el pueblo. Por otro lado, entender “sentido” no como categoría analítica en este caso en particular, sino más bien como noción que permite dar cuenta de determinadas lógicas. Finalmente, cuando Ángel me pidió que escribiera para realizar un aporte al blog de Costur, me pareció una buena idea encarar la escritura desde la realización de un documento intermedio que pudiera pensar-tensionar desde lógicas antropológicas aquello que había sido registrado en el campo, sin buscar ser un trabajo propiamente antropológico.

Finalmente, agradecer a Ángel por acompañarme en el camino a la comunidad de Costur y a la UJI por abrirme las puertas tan amablemente para poder conocer este tipo de trabajos que se realizan; y un agradecimiento especial a María Cruz, Fina, Miquel y Teresa por la amabilidad y calidez en el trato, y especialmente por tener en cuenta mi falta de conocimiento del Valenciano y por hablar toda la reunión en Castellano, para que pudiera entender las discusiones que se estaban dando, fue un hermoso gesto por el que estoy realmente agradecida.

logo-viverCulla logo-jerica  logo-forcall logo-benlloch logo-benassal logo-sant-mateu logo-vilanova Serra d'en Galceran logo-som logo-EACC logo-reviscolares logo-territori-cultural