EL ACOMPAÑAMIENTO EN LOS PROYECTOS LOCALES SOCIOCOMUNITARIOS COMPROMISO Y TRABAJO COLABORATIVO (I)

Escrito por PEU el . Publicado en Tutories

Captura de pantalla 2018-01-09 a las 12.23.37

 

La Meta es el Camino


Este aforismo oriental ha trascendido de la espiritualidad a la vida diaria y, con probabilidad, se vaya incorporando también al mundo de la empresa. Aunque no explícitamente, en los procesos de producción ya está insertado.


En el desarrollo de proyectos sociales, y en general en los proyectos de desarrollo sociocomunitario y de transformación, el valor de esa idea es fundamental, ya que genera un doble enfoque: abre la perspectiva, modificando la visión de tener que hacer en la exigencia de los plazos y de los tiempos, es decir de abordar un proyecto sólo con expectativas, propiciando flexibilidad y adaptación a posibles cambios en el aprendizaje, fruto de la experimentación; permitiendo así crear una visión constructiva, basada en el creer que es posible.


Y desde esa visión se crea la acción con más amplitud y se crece: conociendo nuestro objetivo, será más sencillo diseñar las diferentes estrategias para alcanzarlo, y así poder encontrar y disponer también de los diferentes recursos para ir hacia el mismo. Y no sólo, sino posibilitar condiciones diferentes para definir nuevos objetivos, implementar los iniciales, modificar las estrategias, estudiar varias alternativas, e investigar continuamente los resultados durante los procesos. Lo que es importante tanto para la mejora continua como para el disfrute del camino, generando reconocimiento y autoestima en los protagonistas de los proyectos.


En el mundo de las ideas, y en los entornos donde las personas comparten inquietudes, motivaciones, conviene recordar ese aforismo, ya que el modelo dominante de OBJETIVO-RESULTADO puede comprometer los procesos de cambio y de transformación, que necesitan de otros ritmos y se alimentan de otras fuentes. Una de ellas, es materia sensible, y es la emocionalidad humana, la cual no siempre suele estar alineada con las conductas deseables y con la actitud óptima para fundirse en una idea común, en un pensar compartido y en un hacer colaborativo.


Nuestra experiencia con grupos humanos, desde la empresa privada hasta la iniciativa local institucional, nos ha demostrado que la presencia del ser humano, y de las diferentes personalidades y orientaciones que lo conforman -bien sea por la educación, el contexto cultural y social en el que se desarrolle cada cual, o por los diferentes momentos empíricos personales o acontecimientos sociales- influyen directamente en el trabajo del equipo, en el puesto de trabajo, en las conversaciones en la calle, en el momento de abordar decisiones colectivas.


Por eso conviene recordar qué significa exactamente el trabajo colaborativo, el proyecto comunitario, la participación social, o cualesquiera otras expresiones que comporten la presencia de varias personas en torno a una idea de desarrollo común, en un compromiso compartido.

MIGUEL ÁNGEL MARTÍN CUESTA. Tutor de Proyectos PAIS @rural. Gestión Cultural, Coaching y Consultoría de Recursos Humanos

logo-viverCulla logo-jerica  logo-forcall logo-benlloch logo-benassal logo-sant-mateu logo-vilanova Serra d'en Galceran logo-som logo-EACC logo-reviscolares logo-territori-cultural